salud física trabajo

Empresas que invierten en “salud laboral”

El rendimiento de los trabajadores está unido a su bienestar e invertir en programas de salud tiene un impacto muy positivo en términos económicos.

El estrés laboral afecta a un 27, 6% de las personas ocupadas en España, por encima de la media europea, que se sitúa en el 22%. Por esta razón, cada vez se incorporan más prácticas de ‘Corporate Wellness’ en las empresas, a partir de recientes investigaciones que han demostrado que el rendimiento de los trabajadores está inseparablemente unido a su bienestar, y que invertir en programas para favorecerlo tiene un impacto muy positivo en términos económicos.

Muchas empresas están comenzando a implementar programas de bienestar y salud corporativos, integrando nuevas infraestructuras, como gimnasios, espacios médicos para pruebas sanitarias y salas o espacios abiertos para formaciones en coaching, nutrición, mindfulness o yoga. Cuando se invierte en este tipo de actividades y recursos, los beneficios se notan, no sólo en el clima laboral y en la mejora del bienestar de los trabajadores, sino también en las cuentas anuales de resultados.

Lo que revelan los estudios científicos es que los programas suponen un aumento del compromiso y la fidelidad del empleado, que por una parte tiene un mayor bienestar físico y mental, y por otra parte, percibe el interés de la compañía por favorecerle esas herramientas. El aumento de la calidad de vida y de la motivación del trabajador repercuten en su capacidad de concentración, en el compañerismo y en sus capacidades cognitivas en general. Por otro lado, las empresas reducen costes en salud, rotaciones, absentismo y bajas laborales.

Las organizaciones que apuestan por incorporar programas orientados a favorecer los hábitos de vida saludables entre sus trabajadores obtienen mayores beneficios.

Científicos de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, realizaron recientemente una investigación con una mediana empresa financiera, haciendo un seguimiento durante 6 meses a 18 de sus trabajadores. Instalaron una máquina estática para caminar integrada con varios puestos de trabajo, para facilitar el ejercicio físico durante la realización de otras tareas como utilizar el teléfono o el ordenador. Durante el estudio, los empleados rotaron en períodos de 30 minutos, sin excederse de tres horas diarias, por estos escritorios. Al cabo de medio año, los resultados que publica la Clínica manifiestan que todos los participantes del estudio perdieron peso, redujeron sus niveles de colesterol en un promedio del 37% y en cuanto a la productividad, la empresa obtuvo el récord de resultados, alcanzando los mayores ingresos registrados en períodos equivalentes.

Estados Unidos es pionero en este tipo de prácticas, con ejemplos conocidos como el de la NASA, PepsiCo o Johnso&Johnson, que han implementado programas de este tipo. A día de hoy se calcula que más del 70% de las empresas norteamericanas cuentan con algún tipo de actividad relacionada con la salud, el ejercicio físico o la nutrición. La propia Cámara de Comercio de EEUU señala que es más efectivo en cuanto al coste invertir en prácticas de prevención sanitaria como vacunas, evaluaciones de riesgo para la salud, actividades al aire libre, coaching y otras formaciones, que gastar recursos exclusivamente en la pequeña minoría de empleados que son responsables de reclamos de salud de alto coste. En España, empresas como Endesa, Nestlé, Siemens y Telefónica cuentan programas de salud y bienestar corporativos.

Contáctanos