salud bienestar laboral

La controversia que existe desde hace años sobre si los alimentos ecológicos son mejores o no que los convencionales aumenta a medida que la comunidad científica progresa en los estudios para poder dar datos más concretos.

 En un último estudio publicado recientemente en el British Journal of Nutrition, donde se han revisado 343 investigaciones al respecto, sostiene que “los alimentos producidos ecológicamente contienen una mayor concentración de antioxidantes, y un mayor contenido de minerales y vitaminas”.  Además, las principales diferencias entre un tipo de alimentos y otros parecen radicar en las menores concentraciones de pesticidas, más  antioxidantes y menos metales, como el cadmio.

Según la legislación europea “La producción ecológica es un sistema general de gestión agrícola y producción de alimentos que combina las mejores prácticas ambientales, un elevado nivel de biodiversidad, la preservación de recursos naturales, la aplicación de normas exigentes sobre bienestar animal y una producción conforme a las preferencias de determinados consumidores por productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales.”

Las características como el sabor o el color dependen fundamentalmente de cuando se recolecte, de cómo y de cuanto tiempo se almacene, del clima, del suelo… Por ello, aunque un alimento se produzca de forma “natural” no sirve de nada sin unos factores adecuados de cultivo o cría, o una recolección y almacenado adecuado.

beneficios deporte salud

Un aspecto especialmente relevante de las producciones ecológicas es la cuestión medioambiental. Se debe dar un tratamiento adecuado a lo residuos, utilizando técnicas de producción que minimicen los mismos, así como el reciclado de los subproductos animales y vegetales, que pueden servir para reponer nutrientes a las tierras cultivadas. Y si son producciones ganaderas, para poder considerarse de producción ecológica, deben cumplir unas normas de bienestar animal propias de cada especie.

En cuanto a la seguridad de los alimentos, tanto alimentos ecológicos como convencionales deben considerarse seguros. Ambos tipos deben pasar controles sanitarios para que determinadas sustancias nocivas, como plaguicidas, herbicidas, antibióticos… no se encuentren en los alimentos o lo hagan por debajo de los umbrales máximos permitidos.

Aun con toda la información de la que se dispone se tienen que llevar a cabo más estudios sobre este tipo de productos, para seguir evaluando, entre otras cosas, su densidad nutricional,  y optimizar al máximo los rendimientos de producción para hacer que sean lo más asequibles posibles, pudiendo de esta manera hacerlos más accesibles al consumidor general.

Contáctanos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *